Vestidos para niñas

Todo lo que debes saber sobre vestidos para niñas de diez años

Los diez años son una edad crucial en la vida de una niña. Si bien ya tiene la edad suficiente como para comenzar a definir su estilo y verse más a la moda, aún es necesaria la participación del padre en sus elecciones. Por suerte, el mercado de ropa actual ofrece una amplia gama de opciones para que cualquier padre, sea conservador o más progresista, pueda encontrar junto a su hija el mejor vestuario para esta etapa. En este artículo revisaremos todo lo que hay que tener en cuenta al momento de elegir vestidos para niñas de diez años.

Uno de los principales puntos a tener en cuenta es que las niñas de diez años están en una edad en la que están buscando verse y sentirse más independientes. La sociedad, a través de campañas publicitarias, está impulsando a las niñas querer incorporarse a las tendencias del momento. Esto coloca a los padres en una encrucijada ya que les toca decidir qué tanta libertad darles y dónde están los límites al momento de tomar decisiones sobre sí mismas. Uno de los tópicos en los que esto se ve más reflejado es en la forma de vestirse. A continuación veremos algunos consejos para que tus hijas se sientan a gusto con su ropa, sin perder el control parental aún necesario.

 

Vestidos para niñas de 10 años ¿Cómo se supone que deberían ser?

Existen varios elementos claves para identificar los modelos de vestidos para niñas de 10 años. La forma del cuello, por ejemplo, es primordial para diferenciar un vestido de niña de diez años de uno de una adolescente o una adulta. Los cuellos redondeados o ligeramente cuadrados que cubren la mayor parte del pecho han sido un clásico desde hace tiempo y siguen estando de moda para niñas de esa edad.

Luego se encuentran los estilos y diseños. La onda romántica sigue marcando tendencia en vestidos casuales y vestidos de fiesta. Los encajes simples y discretos como detalle en alguna parte del vestido (como en el torso) suelen darle un look muy actual sin abandonar la inocencia propia de su edad. Igualmente es importante evitar el uso volados de encajes en los hombros que pueden sugerir una edad mucho menor a los diez años y probablemente provoquen el rechazo de tu hija.

Las flores, en todas sus dimensiones, siempre han sido un recurso infalible en los vestidos y esa tendencia continúa en la actualidad, gracias al furor de la onda vintage y retro. Las flores permiten mucha flexibilidad en su uso ya que se pueden acomodar en una gran variedad de gustos preadolescentes. De igual manera, los lunares son otro imperdible, siempre y cuando se limiten a blancos, negros y marrones, para evitar un look demasiado infantil.

 

Retomando y actualizando a viejos conocidos

También con el furor de la moda vintage, han vuelto los vestidos con estilo de los años 20 que además vienen en modelos y tamaños para niñas de diez años. El corte de la cintura en esta edad comienza a ser un poco más bajo y los vestidos más holgados, en muchos casos con lazos amarrados debajo de la cintura. Para aquellas niñas que se sienten mayores pero aún desean conservar la candidez de sus diez años, los vestidos con faldas plisadas y con corte en forma de A son una excelente opción y son muy populares en Pinterest. Otra tendencia actual es la de destacar un solo hombro. La diferencia está en el corte el cuello, un poco más redondeado.

Y para los padres e hijas más aventureros existe la opción de elevar el corte de los vestidos por encima de la cintura con faldas en tres capas, ligeras y en telas como el rayón, el algodón y la seda.

Colores de vestidos para niñas

Pasemos a otro elemento esencial para la vestimenta: los colores. Si bien la tendencia es a querer seguir vistiendo a las niñas con colores pasteles, lo cierto es que a los diez años los colores ya no son una limitante y las niñas pueden llevar muy bien el negro, el rojo y el gris, por ejemplo. Además, es una etapa de experimentación con colores vibrantes como el amarillo, el turquesa y el verde. Opciones como vestidos de rayas horizontales de varios colores.

 

Estampados de vestidos

Los estampados continúan siendo un éxito entre las niñas más románticas y ofrecen una extensa gama para satisfacer todos los gustos. Sin embargo, los vestidos planos seguirán siendo ideales para aquellas que quieren verse más grandecitas ante sus amigas.

Es importante que los padres no pierdan nunca de vista cómo se sentían cuando sus propios padres les decían qué hacer y qué no. Si bien los tiempos han cambiado en lo que a moda se refiere, los padres siguen y seguirán siendo los principales guías y ejemplos para las hijas. El equilibrio entre esto y el criterio propio que va desarrollando cada niña a los diez años será fundamental para la búsqueda del vestuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *